"Desea tan fuerte como puedas y ten por seguro que se cumplirá", solían decir las abuelas de antes.

Esta frase solía ir acompañada de un “no se lo cuentes a nadie, ni siquiera a tu propia sombra”, como si al contarlo el deseo fuera a perder “fuerza” o energía para poderse realizar. 

¿Qué tan ciertas son estas palabras?

Muy ciertas.

La importancia de los deseos y de la fuerza que cargan para hacer que las cosas ocurran es algo que no deberíamos desestimar.


Un deseo es una energía, un impulso creador. En otras palabras, podríamos decir que es el combustible que propulsa todos nuestras ideas y proyectos.

Sabias palabras las de la abuela. 

Efectivamente, cada vez que tenemos un deseo estamos lidiando con una energía que proviene de nuestro campo de emociones.

Esa energía, al salir al exterior, se expone a las calificaciones de todas las personas que le dirigen su atención.

Pongamos por caso. Tienes el deseo de irte de viaje. Lo sientes en tu pecho y estás muy entusiasmado con esa idea. Se lo cuentas a un amigo y te dice “¿estás seguro de viajar con tanta pandemia por el mundo?

Ante ese comentario pueden pasar 2 cosas..

  1. Que seas lo suficientemente fuerte (emocionalmente hablando) como para rechazar las sugestiones que provienen del exterior.
  2. Que te afecte el comentario y dejes entrar las dudas, los miedos o cualquier otro sentimiento desarmónico en ti.

Si ocurre lo primero, ¡genial! tu deseo está a salvo. Pero si sucede lo segundo, “manchaste” la energía de tu deseo y éste perdió la fuerza que lo caracterizaba en un primer momento.


Como ves. Los deseos son energía y para que se cumplan debes ser capaz de alimentarlo de energía pura y limpia, de certeza de realización y de fe

Mientras más fuerte lo desees, más rápido tendrá lugar la manifestación de lo que deseas. 

Teniendo en claro que los deseos necesitan fuerza para manifestarse ¿qué crees que pasa si muchas personas desean lo mismo?

La fuerza se multiplica por el número de personas deseando.

Es por eso que las cadenas de oración, las meditaciones masivas y las marchas por la paz llegan a tener resultados asombrosos. 

Ahora que se vienen momentos especiales, es nuestra oportunidad de ponerlo en práctica.

¿Qué pasa cuando todos en diciembre desean feliz nochebuena, feliz navidad, bendecido año y demás?

Tenemos todo lo que necesitamos: Deseos genuinos, Fuerza, Esperanza y una gran cantidad de seres por el mundo uniendo sus corazones con la misma intensidad. 

¿Lo intentamos?

Escribe en los comentarios si lo deseas. Siempre es un placer poder leerte 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *