Nuestro cuerpo se mueve gracias a la energía, se forma gracias a la energía, en pocas palabras, es energía. Nuestra mente piensa gracias a la energía - es energía - y se sirve de ella para ejercer su actividad. Nuestro mundo emocional  también es una masa de energía en constante movimiento y expansión.

En pocas palabras, somos energía y cuando ésta se estanca, no fluye, se ensucia o desperdicia, el cuerpo se enferma, debilita y envejece, nuestro ánimo se vuelve opaco y sombrío y a nuestra mente le cuesta pensar con total claridad. 


¿Qué hacer entonces?

Existen muchas técnicas y herramientas que pueden ayudarte a purificar y a recargar tu energía.

Reiki, Meditación, Yoga, Respiración, etc. Cada una de ellas será absolutamente beneficiosa si te comprometes a aplicarla debidamente. 

¿Cómo?

Siguiendo el paso a paso que la técnica propone y llevando a cabo la tarea constante de conocerte a ti mismo

Es importante que comprendas que una cosa no puede hacerse sin la otra. Ninguna técnica funcionará si no te involucras en tu propio proceso de avance, ocupándote en reconocer quién eres y haciendo un esfuerzo consciente para poderlo lograr. 

¿Recuerdas cuando te hablé de la manera de llevar una vida equilibrada mediante Reiki y sus 5 principios?

Bueno. Hoy quiero que demos un paso más e intentemos entender (continuando con el ejemplo de Reiki) cómo es que funciona verdaderamente esto que llamamos Energía.


Las dos caras de la moneda de Reiki

Es probable que al pensar en Reiki lo primero que venga a nuestra mente sea “imposición de manos”; “armonización de chakras”; “dar y recibir energía”. 

Esto está bien, sólo que es una de las caras de la misma moneda. La otra está conformada por los 5 principios y, si quieres que Reiki funcione, deberás atender las 2.

La imposición de manos, ya sea que la apliquemos sobre nosotros mismos o sobre otra persona, sirve para armonizarnos, purificarnos, equilibrarnos y energizarnos.

El problema es que si limpias y no mantienes, se volverá a ensuciar y si acumulas y acumulas energía, sin utilizarla debidamente, en algún momento podrá estallar. 

Por eso es que está la otra cara: la de los 5 principios.

Los 5 principios son la manera que Reiki tiene para incitarte a que te conozcas a ti mismo. Quizás tu puedas encontrar otra. Pero este aspecto no puede faltar.

Como te mencioné al comienzo, el autoconocimiento es el complemento ineludible de cualquier camino que decidas emprender.

Volviendo al caso de Reiki, incorporar los principios a tu vida, aplicándolos conscientemente, te permitirá: 

  • Que la energía que absorbes en una práctica se mantenga pura y limpia en tu andar cotidiano.
  • Que todos tus cuerpos (físico, mental y emocional) permanezcan sanos y sus niveles energéticos, equilibrados.
  • Y, por sobre todo, que la energía que recibes no se estanque y puedas encontrar la manera de darle un uso apropiado.

De este modo, te aseguro que no encontrarás mayor felicidad en otro lado y, con toda la energía a tu favor, nada podrá impedir que todos tus deseos constructivos sean realizados.

Escribe en los comentarios si lo deseas. Siempre es un gusto poder compartir 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *